Cuidado con los aficionados a la peluquería canina

Rapar el pelo a un perro no convierte a nadie en un experto en peluquería canina. Más bien todo lo contrario. Cortar el pelo a nuestra mascota sin saber cómo hacerlo puede traer consecuencias.

LA TITULACIÓN

Para ser estilista y peluquero canino es importante formarse específicamente para ello. La titulación en este caso consiste en cursos presenciales y con prácticas que duran entre 6 meses y un año. La profesionalidad y la especialización la otorga la formación, la experiencia y el conocimiento profundo de la actividad u oficio que se realiza. Este es un proceso que requiere tiempo y esfuerzo personal.

Del mismo modo, es fundamental mantenerse informado de los cambios que realiza la American Kennel Club (AKC), que es la organización que fija los estándares de cría y cortes en América, así como estar atento a la información de la Federación Canina Internacional.

REQUISITOS PARA SER ESTILISTA CANINO

No todas las personas están preparadas para llevar a la práctica esta profesión. Para dedicarse a la peluquería canina es indispensable ser una persona paciente y tranquila. Amante de los animales. Ten en cuenta, que no siempre te encontrarás con mascotas sumisas dispuestas a que les des tirones. Habrá perros que quieran morderte o arañarte. Has de ser una persona hábil y creativa.

Del mismo modo, tienes que ser paciente con los dueños. Son personas exigentes. En ocasiones te encontrarás con situaciones complicadas, como decirle a la gente que su perro tiene el pelo muy enredado y vas a tener que afeitarle, que su perro tiene una enfermedad o dolencia y que tendrían que llevarlo al veterinario, o que no es seguro peinar a su perro por lo que es necesario sedarlo para peinarlo. Alguna gente no aceptará estos comentarios.

Lo que es fundamental es llevar a tu perro ante personas cualificadas y con experiencia, consiguiendo distinguir entre profesionales y aficionados.

Recommended Posts