Peluquería canina. Cuando el perro se deprime por el corte de pelo.

Sin voz para hablar, los perros que esperan su turno en la peluquería canina, no pueden decidir si quieren que les corten el pelo o no. Por supuesto, tampoco tienen la opción de elegir el tipo de corte o que tan largo desean que se les corte.

¿Se deprimen los perros por ir a la peluquería canina?

Lo cierto es que, para algunos de ello la peluquería canina resulta un espacio traumático, y una vez salen de ella, con menos pelo del que tenían al entrar, se sienten molestos y deprimidos, como si hubiesen tomado un pedazo de ellos.

Por lo general, este es un periodo de dos días, en tanto se produce la adaptación. Los profesionales en peluquería canina deben entender y hacer entender a los dueños de los perritos.  Por lo general, solo el tiempo hace retornar el estado de ánimo habitual del perro.

Algunas razas sufren estos periodos de depresión, al pasar por la peluquería canina de forma rutinaria. El Yorkshire Oliver y el Betina, son razas que, en razón de sus características, solo deben acudir a la peluquería canina, dos veces al año, en los periodos de intenso calor.   Por eta razón, para ellos resulta aún más extraña la situación, sobreviniendo el periodo de depresión.

¿Qué hacer?

Por lo general, solo el tiempo retorna las cosas a su estado natural. No obstante, habrá algunos perros que, tras varias semanas no recuperen su estado de ánimo normal.  Para ellos no hay otra opción que acudir al veterinario.  Algunos medicamentos pueden coadyuvar en este proceso.

Para las razas de perros que, en razón de su anatomía, solo asisten a la peluquería canina un par de veces en el año, y a causa de ello, cuando se les corta el pelo, se deprimen, conviene llevarlos en forma rutinaria, por lo menos una vez cada dos meses, para que los bañen y los aseen, sin cortarles el pelo.  De esta forma se acostumbran y no sienten el espacio extraño para ellos.

Si estos temas son de tu interés o deseas aprender peluquería canina, por favor pincha aquí.

Recent Posts